Seleccionar página

¿Por qué mi grupo de trabajo no puede funcionar como equipo?

En las ocasiones en que tienes proyectos novedosos en tu empresa o bien, cuando quieres implementar un nuevo sistema y requieres de la colaboración de todo tu personal, resulta que algunos sí asumen el cambio mientras que otros se quedan al margen. Esto ocurre porque no tienes conformado un equipo de trabajo, sino un simple […]

j

Ramón Partida

Contenido por temas:

En las ocasiones en que tienes proyectos novedosos en tu empresa o bien, cuando quieres implementar un nuevo sistema y requieres de la colaboración de todo tu personal, resulta que algunos sí asumen el cambio mientras que otros se quedan al margen. Esto ocurre porque no tienes conformado un equipo de trabajo, sino un simple grupo.

Cuando trabajan como individuos, no como equipo.

Cuando hay personas que se quedan al margen de los cambios y se niegan a aceptar las transformaciones te encontrarás con individuos que todavía no saben trabajar en equipo. No siempre esta negación es clara y abierta, pueden asegurarte que participarán activamente y formarán parte de los cambios, pero en realidad se mantendrán al margen debido a que actúan como individuos y no como equipo.

Ciertamente los equipos se integran de individuos que trabajan como unidades, la diferencia estriba en que los miembros de un grupo no se ven a sí mismos como unidades independientes sino interdependientes, esto significa que unos dependen de otros a fin de lograr mucho más que con el trabajo conjunto de muchos individuos independientes. La suma de esfuerzos hace más cuando se trabaja en equipo que el simple resultado del esfuerzo individual por muchos individuos que participen.

Cuando un conjunto de individuos trabajan sin sentido de equipo es notable que se busca el beneficio individual por encima del resultado del grupo en conjunto. Vigilan sus propios intereses, son celosos en el esfuerzo que deben aplicar como personas y dan más valor a su contribución personal que al resultado alcanzado en equipo, en muchos casos, hay individuos que creen que son únicos y los más productivos de todo el grupo y que sin ellos no se puede lograr el resultado esperado sin reconocer que con el esfuerzo de equipo es posible obtener mejores resultados que con el esfuerzo individual de una “estrella” en el equipo.

Es muy fácil detectar cuando esta situación se presenta en algún grupo de trabajo y se reconoce en el momento en que, al hablar con cada uno de los miembros del grupo, algunos de ellos al hacer sus comentarios siempre se expresan en primera persona, cuidando ante todo sus intereses personales pasando por encima del beneficio del grupo.

Su visión es individual y evalúan el esfuerzo que les representará el cambio. Tienen una percepción de su trabajo como más valiosa que el del resto de sus compañeros y siempre evalúan el esfuerzo e incomodidades que les representará la nueva forma de trabajo, llegando a sobreponer sus propios intereses muy por encima de los de la empresa aunque esto signifique poner en riesgo la fuente de trabajo.

Todo cambio representa riesgos.

Naturalmente todo cambio representa riesgos para la forma de trabajo de las personas y la empresa, pero visto desde la óptica del trabajador, estos riesgos representan cambios en su forma de trabajo que ya tiene muy conocida y dominada, dicho de otra manera, representa riesgos a su seguridad, estabilidad y sobre todo, comodidad.

La visión de equipo.

El individuo que no sabe trabajar en equipo tiene una visión limitada orientada exclusivamente en sus propios intereses, siendo que todo cambio exitoso requiere necesariamente la participación de todos los individuos y su aportación al resultado del grupo completo.

Mientras no cambie la manera de visualizar el futuro no será posible conseguir resultados de equipo satisfactorios, o bien, los tiempos para lograr los resultados se verán aplazados con un costo mucho más elevado.

Por esta razón es tan importante transformar la visión de las personas que generan resistencia antes de iniciar el proceso de transformación, solo así es posible asegurar una transición cómoda y segura, que pueda cumplirse en tiempo y forma.

Recomendaciones para transformar el trabajo individual:

Establece entrevistas cara a cara.

Una vez que has identificado a la(s) persona(s) que mantiene una posición individualista, es necesario que establezcas comunicación abierta, franca y clara con la finalidad de que descubras con precisión cuáles son sus temores relacionados con la pérdida de seguridad y estabilidad en su trabajo actual. Te sorprenderás de los comentarios que pueda hacerte la persona respecto a las razones por las que cuida mantener el estado de las cosas como están. Para lograrlo es imprescindible que alcances un nivel de confianza sumamente profunda con la otra persona, de otra manera solamente te dirá aquello que quieres escuchar.

Promueve una reunión en equipo.

Si encuentras que al menos una persona genera resistencia al trabajo en equipo, es un hecho que existen más personas que actúan de la misma forma pero que no necesariamente están dispuestas a expresarlo, en consecuencia, el siguiente paso consiste en hacer una reunión con el equipo completo e ir eliminando gradualmente los temores que detectaste en las entrevistas individuales.

Presenta el proyecto con claridad en el caso de que se trate de un cambio de sistema de trabajo o bien, presenta las ventajas de trabajar en equipo en el caso de que se trate de un nuevo procedimiento en equipo.

Permite que tus colaboradores se expresen abierta y francamente, incluso si no lo quieren hacer por algún temor a represalias, presenta tú mismo los comentarios que sabes que no están dispuestos a expresar por sí mismos, entonces aclara cada punto.

Es mucho mejor si conduces a tu grupo para que por sí mismos descubran que es necesario hacer un cambio. Cuando ellos anticipan que seguir trabajando de la misma manera les resultará menos conveniente, ellos mismos se convertirán en los promotores del cambio.

Presenta todas las ventajas que tiene la nueva forma de trabajo.

En la reunión de trabajo que tengas con tu personal presenta la visión de futuro en el mediano y largo plazo, manifestando todos los beneficios que tendrá el sistema de trabajo en equipo y la manera como personalmente obtendrán beneficios.

Toma en cuenta que el trabajo individual es completamente opuesto al espíritu del trabajo en equipo, en consecuencia es necesario que primeramente resaltes los beneficios individuales que tendrá la persona y luego las ventajas que supondrá para todo el equipo.

Precauciones que debes tomar al hacer tu reunión:

  •          Por ningún motivo y bajo ninguna circunstancia reveles los nombres de las personas que te hicieron comentarios en alguna entrevista personal.
  •  No comprometas a la empresa si no es posible cumplir las promesas que haces.
  • Cumple cabalmente tus promesas personales y evita ser muy optimista.
En las Guías de Liderazgo© de Instituto Discere, se ofrece la metodología completa para el desarrollo eficaz de equipos de trabajo. Adquiere las numerosas herramientas de diagnóstico, sistemas de evaluación individual y procesos completos para transformar tu grupo de trabajo en un equipo exitoso.
Contamos con una tienda OnLine que te ofrece recursos extraordinarios para convertir cualquier grupo de trabajo en equipos altamente efectivos. Visita la tienda ahora haciendo clic aquí.

Comentarios:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más abajo puedes inscribirte para dejar tus comentarios.

También te puede interesar…

Contacto

Teléfono directo:

(52) 33 3335-1928

Email

[email protected]