Seleccionar página

Finalmente, ¿quién es más productivo?

A veces me pregunto cómo es posible que una persona pueda ganar más dinero con un negocio mucho más compacto y con menos recursos que otro con un negocio similar, de mayor inversión, con muchos más colaboradores y gastos más comprometedores. El secreto está en comprender cabalmente lo que es la productividad. Con frecuencia atiendo […]

j

Ramón Partida

Contenido por temas:

A veces me pregunto cómo es posible que una persona pueda ganar más dinero con un negocio mucho más compacto y con menos recursos que otro con un negocio similar, de mayor inversión, con muchos más colaboradores y gastos más comprometedores. El secreto está en comprender cabalmente lo que es la productividad.

Con frecuencia atiendo propietarios de empresas sofisticadas, como sería una fábrica de muebles, empresas de diseño de software o profesionistas independientes y es de notar que muchas veces. quien tiene una empresa muy sofisticada no encuentra la fórmula para lograr ingresos que le ofrezcan una calidad de vida satisfactoria o al menos con ingresos superiores que otros que, con menos compromiso y recursos obtienen mayores utilidades.

Este empresario a menudo se encuentra en la disyuntiva de despedir personal simplemente porque no alcanzó a cubrir el costo de su nómina. Otras veces se ve en la necesidad de cubrir los salarios de su personal o los impuestos antes de poder cobrar un mínimo necesario para él mismo.

Esta situación llevará con facilidad al emprendedor a preguntarse si realmente vale la pena el esfuerzo de mantener la empresa a flote, pero para él, cuya única forma de vida de los últimos años ha sido su negocio, resulta ahora muy complicado liquidar la empresa y salir bien librado del compromiso.

Todos los emprendedores sin importar la naturaleza de su oficio, debemos comprender a cabalidad qué es la productividad y cómo se determina el valor productivo de cualquier negocio.

La productividad está íntimamente relacionada con tres aspectos:

El aprovechamiento cabal de la capacidad instalada de la empresa.

Este factor nos permite establecer objetivamente y con precisión una medida de productos elaborados, procesos generados, servicios atendidos en un período de tiempo determinado. Esto quiere decir que si un arquitecto puede desarrollar un máximo de 5 construcciones simultáneamente, tendrá una capacidad instalada de 5 obras por mes. En el momento en que exceda su capacidad tendrá problemas de incumplimiento, mientras que si tiene menos contratos de 5 por mes, tendrá problemas financieros.

En empresas manufactureras es muy sencillo identificar la capacidad instalada. Simplemente se calcula el tiempo requerido para elaborar cada producto y multiplicarlo por las horas o días laborales por mes. Con este dato y los resultados mensuales es posible definir la capacidad instalada de la planta.

El segundo factor que determina la productividad son los métodos y procedimientos utilizados.

Cuando los procesos que se llevan a cabo para vender, producir artículos o generar proyectos se realizan de manera distinta, es muy fácil romper el estándar de calidad que exige el producto final. Por otra parte, métodos mal establecidos producen pérdidas de materias primas, desperdicios o errores que finalmente se traducen en costos más elevados para el empresario. Estos costos frecuentemente se pierden de vista con facilidad.

Los métodos y procedimientos de trabajo deben estar perfectamente alineados a las necesidades del producto o servicio, realizarse bajo estas reglas. No hacerlo siempre así provocará que los resultados puedan ser diferentes a los esperados y sus costos más elevados.

Finalmente, el tercer elemento que define que una empresa sea más productiva que otra se determina por el alineamiento del personal hacia la empresa.

Para entender este concepto es necesario que nos demos cuenta de que el personal que colabora con nosotros son el recurso más valioso para lograr los resultados del negocio. Ciertamente las máquinas influyen poderosamente, pero si cuentas con personal comprometido y alineado a tu empresa y sus procesos, seguramente saldrán adelante exitosamente con lo que tengan a la mano, pero si tienes personal poco comprometido con tu organización, aun cuando cuentes con equipo de última generación, el resultado puede ser malo.

Tres elementos definen la productividad de cualquier negocio sin importar su naturaleza, tamaño o recursos. Dominando estos elementos es posible entender dónde y cómo estamos ganando o perdiendo dinero.

En Guías de Liderazgo© de Instituto Discere, presentamos métodos detallados que te permitirán localizar dónde se encuentran las fugas de tu empresa, conocimientos prácticos que se aplican perfectamente a tu negocio, una herramienta extraordinaria que te permitirá guiar tu propia formación.
Si lo prefieres, puedes contactarnos para hacer una cita y definir con precisión cómo podríamos ayudarte a incrementar la productividad de tu empresa. Haz clic aquí y contáctanos.

Comentarios:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más abajo puedes inscribirte para dejar tus comentarios.

También te puede interesar…

Contacto

Teléfono directo:

(52) 33 3335-1928

Email

[email protected]