Seleccionar página

Lo que debes saber si quieres emprender un negocio.

j

Ramón Partida

Contenido por temas:

Lo que debes saber si quieres emprender.

Emprender un negocio por tu cuenta es un reto que no todos podemos lograr. El riesgo de fracasar es común y aparece en todas las historias personales de grandes empresarios, quienes, por lo regular, fracasan en 8 intentos antes de lograr un negocio verdaderamente rentable.

Esto no debe desmotivarte, lo que absolutamente todos estos empresarios exitosos te dicen es que les hizo falta conocer algunos aspectos que forman parte del aprendizaje en emprendimiento que pocas veces está al alcance de los emprendedores, mucho menos cuando más lo necesitan: al inicio.

¿Una franquicia es una buena recomendación?

Parecería que no hay fórmulas para cristalizar negocios seguros de inmediato, pero la verdad es que las franquicias son un modelo probado, por esa razón se venden a precios que por lo regular salen de la realidad a cambio de lo que ofrecen, en consecuencia, muchos emprendedores inician negocios imitando alguna franquicia sin considerar aquellos factores que son los que dan éxito al negocio.

En conclusión, una franquicia es una buena idea para emprender, sobre todo porque la fórmula del éxito del negocio está casi siempre probada, la desventaja es el costo que representa y el retorno de inversión, no siempre se obtiene en un tiempo razonable. Por esta razón yo no recomendaría que invirtieras tu tiempo y dinero en una franquicia sin antes probar que tú tienes el potencial para desarrollar un modelo de negocio similar, asegurándote de que tus productos o servicios alcancen un elevado nivel de calidad, que es el sello que todas las franquicias poseen: misma calidad, presentación y servicio, en cualquier lugar donde te encuentres.

Tengo una herramienta que puede ayudarte a configurar tu negocio exitosamente.

El espectro comercial:

Seguramente te han invitado a echar un ojo al mercado de franquicias. Los gobiernos de los países están interesados en que inviertas tu dinero en emprendimientos porque generan riqueza a todos los que las rodean y cuentan con un sistema que está completamente alineado a los requisitos fiscales. A gobierno le interesan los negocios estables, que constantemente le proporcionen ingresos por impuestos, de ahí que todos los gobiernos del mundo promuevan las franquicias como negocios rentables.

Aún así, en casi todos los países del mundo, las microempresas y los pequeños negocios alineados o no alineados fiscalmente, llegan a generar gran parte del producto interno bruto de la nación.

Comercialmente encontrarás miles de propuestas para establecer franquicias, sucursales o negocios compartidos, muchos de ellos de dudosa reputación o que definitivamente no se acomodarán a lo que tú quieres dedicarte.

Pregúntate:

  • ¿Te consideras capaz de iniciar un negocio propio?
  • ¿Tienes los conocimientos necesarios para aventurarte en la administración de un negocio?
  • ¿Cuentas con las habilidades necesarias para levantar el negocio que estás queriendo instalar?
  • Pero, sobre todo, ¿Tienes una idea clara de lo que quieres emprender?

Lo que todo mundo te dice…

A todos nos gustaría que alguien nos dijera qué negocio emprender con la seguridad de que tendremos éxito. Esto no es posible porque hay muchas variables que influyen para que un extraordinario negocio pueda fracasar estando bajo tu administración.

No creas todo lo que te digan, porque, de hecho, muchas personas te dirán que el negocio que te proponen es el mejor del mundo, que obtendrás millones a cambio de casi nada. Estas ofertas también las recibes en tu correo electrónico como SPAM. Ignóralas, no son reales.

Es fácil que caigas en la tentación de invertir tus recursos en un negocio que en la realidad nunca despegará o se tardarán los resultados en obtenerse mucho más tiempo del que te prometieron. La magia no existe en materia de negocios. Todo negocio representa un esfuerzo que a veces nos puede superar.

La propuesta.

Si tú crearas tu propio negocio de acuerdo a tus habilidades, conocimientos, gusto, talentos y recursos económicos, ¿lo instalarías?

Yo estoy seguro que sí, a pesar de todo, debo decirte que necesitarás al menos alguna orientación básica en materia administrativa y comercial, de otra forma podrás destruir tu buena idea y hacerla fracasar cuando está comenzando a tener éxito.

Esto sucede a menudo con muchísimos empresarios que inician un negocio. Comienzan a tener éxito y se dejan llevar por sus propias emociones, adquieren un nuevo automóvil, cambian de casa, tomar compromisos a los que luego no podrán responder y terminan de la peor manera, arruinando un buen negocio y perdiéndolo todo.

Ellos, al igual que tú, necesitas una formación mínima que te presente los riesgos de hacer algo equivocado que pueda comprometer la seguridad y estabilidad que estás comenzando a lograr.

El tiempo, un aliado que puede convertirse en verdugo.

Por otra parte, existen muchos emprendedores que esperan que un negocio físico, establecido en un barrio o colonia, tenga resultados en un plazo menor a un año y a los 6 meses quieren que alcancen su máximo nivel de ventas, siendo que un local comercial necesita al menos de un año para ser recordada su ubicación física.

Este mismo efecto ocurre en la mayoría de los emprendedores que, después de haber logrado el éxito en su primer proyecto, desesperan por no poder conseguir uno nuevo prácticamente de inmediato.

Es necesario tener presencia en la mente de nuestros prospectos, pero, sobre todo, en aquellos que todavía no nos conocen.

La constancia y la paciencia son virtudes que debe cultivar todo emprendedor que inicia.

Cuento con una herramienta que te será útil para lograrlo. Ya te lo mostraré en su momento.

Tal vez ya lo tienes todo, pero todavía no lo sabes.

Para iniciar un negocio propio, considero que es importante que sea algo que realmente te guste y apasione, además de formar parte de tus habilidades.

El interés y la pasión es un elemento fundamental para cualquier proyecto, máxime si se trata de un negocio que deberá proporcionarte satisfacción, plenitud y sentido de éxito, además de proporcionarte los recursos que necesitas para vivir y todo tipo de bienes para ti y tu familia.

Los negocios más exitosos del mundo se inician con la pasión de sus dueños, que saben que su negocio en particular les complace y satisface.

Lo que todo mundo te recomendará.

Todo mundo te recomendará: “Pon un negocio de comida, seguro te va bien…” aunque tú odies la comida y no distingas una lechuga de una cebolla. Hay muchas cosas que nadie te dice en relación a los negocios de comida, por ejemplo: exigen mucha calidad e higiene (puedes llevarte una demanda grave por intoxicar a tus clientes); Quienes trabajan en restaurantes son muy variables (te puedes quedar sin el chef principal o meseros en cualquier momento y sin esperarlo); Tus proveedores tarde o temprano te harán trampa (tus proveedores deben ser siempre de confianza extrema, debes tratarlos bien y atenderlos porque se convierten en tus socios de negocio); etc.

Por ejemplo, es posible que seas un arquitecto que quiere dejar de depender del despacho donde trabaja como dibujante.

Esa es una habilidad muy apreciada en el medio que puede llevarte a montar tu propio negocio como dibujante asistente de muchos otros despachos y con el tiempo tener un equipo completo de proyectistas, maquetistas, diseñadores, etc.

Si lo que te gusta es comercializar y vender productos al público, en la calle, posiblemente lo que todo mundo te sugiera es que te instales en un tianguis a vender ropa de segunda mano… o alguna otra cosa, siendo que tal vez lo que quieres es vender nieve raspada o café… en este caso puedes crear un negocio con los recursos con que dispones y tal vez un poquito más.

Si en cambio, lo que más te gustaría hacer es tener un trabajo productivo desde tu casa, es factible, más aún en estos tiempos, en que hemos vivido una pandemia, pero debes saber que tienes que tener una disciplina férrea para no mezclar tu trabajo con los deberes del hogar, además debes contar con la infraestructura básica para poder atender clientes desde tu casa sin que sea un impedimento para que puedas desempeñarte mejor que cualquier profesional competidor.

Todo depende de tus habilidades, tus gustos y los recursos de que dispones, pero, ante todo, debes adquirir habilidades administrativas y operativas. Además, deberás de contar con un plan de trabajo que te permita incrementar el número de clientes y negocios, tal vez, a través de una página web que presente tus productos o servicios, además de pensar en obtener todo el apoyo de las redes sociales donde te desenvuelves a fin de capturar la atención no solo de quienes te conocen, sino de aquellos que todavía no te conocen.

En conclusión, tienes la capacidad para crear tu propio negocio, pero necesitas desarrollar un proceso mental que te vaya llevando de la mano a construir un negocio exitoso. (Eso sí lo tengo disponible para ti, solo si te interesa).

La tormenta de ideas.

Crear un negocio nuevo a partir de tus habilidades, gustos e imaginación no resulta tan difícil si lo haces metódicamente:

En primer lugar, necesitas crear una tormenta de ideas que no obstruyas tú mismo. Todo se vale, pero, sobre todo, debes pensar en tus talentos, habilidades, gusto y forma como puedes ofrecer productos y servicios.

En segundo lugar: cambiar tu forma de vida afectará a tu familia y podrá romper la seguridad y estabilidad que le has ofrecido durante muchos años, así que comparte tu inquietud con los más importantes socios de tu vida: tu familia.

En tercer lugar: infórmate, adquiere los conocimientos que te hacen falta, de modo que vayas adquiriendo las habilidades que necesitarás para que tu nuevo negocio vaya por buen camino. En este sentido te invito a que adquieras mi metodología preparada para jóvenes: “Ya es hora de EMPRENDER …tu primer negocio.” Que, aunque está elaborado para jóvenes, tiene un costo de inversión ridículo a cambio de un conocimiento valioso que no se encuentra disponible en ninguna parte.

Una gran mentira.

Nos criamos creyendo que Sabritas nació siendo una gran empresa, pero lo que muy pocos saben es que SABRITAS nació cuando Pedro Marcos Noriega y su esposa, buscando un ingreso familiar elaboraban papas fritas en aceite y Don Pedro las repartía en su bicicleta a oficinas en el centro de la Ciudad de México.

Algo similar ocurrió con la mayor empresa dulcera del mundo: Vero Dulces, donde la pareja del Sr.  Ibarra y la Sra. Robles decidieron primero hacer bolsitas de gelatina para vender, luego de ahí comenzaron a fabricar los primeros caramelos con un éxito extraordinario.

En conclusión: ninguna empresa nace siendo grande.

¿Cuántas personas conoces que hacen frituras de harina o papas y no consiguen el éxito de Sabritas?

¿Cuántos conoces que saben hacer gelatina, pasteles, galletas sin alcanzar el éxito de los grandes fabricantes?

¿Acaso es mejor ser grande? No necesariamente.

¿Tú podrías crear un negocio propio con los recursos con que dispones? Te aseguro que sí.

¿Podrías garantizar un ingreso digno con tu nuevo negocio? Por supuesto, de otra manera ¿para qué crearlo?

Lo más importante de todo es que debes prepararte antes de dar el primer paso.

En conclusión:

Puedes seguir consultando en la web, buscando un buen negocio para instalar y encontrarás una gran variedad de recomendaciones, además de un sinnúmero de personas que te invitan a ser parte de un gran negocio que asegura beneficios millonarios.

En muy pocos sitios te dirán cómo comenzar con lo que tienes y mucho menos te darán los elementos para que inicies con lo que tienes.

Podrás encontrar promociones de Universidades, Cámaras industriales y empresariales y Academias que te ofrecerán cursos o programas de emprendimiento. Si lo que tú quieres es invertir una gran cantidad de esfuerzo y recursos, este es el camino que podrías tomar y tal vez, en 2 o 3 años, puedes comenzar a pensar en tu nuevo negocio. Mientras tanto, tu deseo de emprender morirá sin remedio.

Como dato: en el año 2010, las 320 incubadoras de negocios de todo México, lograron incubar cerca de 300 nuevas empresas viables. Desconocemos cuántas de ellas siguen vigentes después de 12 años. Lo más notable es que cada una de las 320 incubadoras lograron generar casi 1 proyecto de negocio viable. El costo fue enorme y el resultado francamente pobre. Actualmente las incubadoras de negocios que estaban instaladas hace 10 años no tienen ningún subsidio federal para promover emprendimientos debido a que su modelo jamás dio resultados.

Mi metodología “Ya es hora de EMPRENDER …tu primer negocio” ha probado mejores resultados entre jóvenes de entre 15 y 22 años. Deberías adquirirla, sobre todo porque en este momento tiene un precio promocional de $ 30.00 USD, sí poco más de $ 600.00 MXP que seguramente gastas cada mes en tiempo aire de un teléfono móvil.

La propuesta.

Si te interesa instalar un negocio con tus recursos, rápidamente y que sea rentable desde el primer momento, adquiere y descarga mi material elaborado para jóvenes: “Ya es hora de EMPRENDER …tu primer negocio”

Debes considerar que es un material preparado para jóvenes y probablemente tú seas un adulto hecho y derecho, pero su contenido te mostrará mi metodología y forma de trabajar que puedes evaluar. Seguramente aprenderás mucho más que inscribiéndote en la Universidad privada que prefieras.

Una segunda propuesta: permíteme ayudarte a diseñar tu futuro emprendimiento a través de mis consultas de Coaching. Simplemente, si no te sirven mis servicios, o no te interesa seguir con ellas, dejas de contratar la siguiente sesión.

Te ofrezco la primera sesión completamente sin costo ni compromiso para ti.

Comentarios:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más abajo puedes inscribirte para dejar tus comentarios.

También te puede interesar…

Contacto

Teléfono directo:

(52) 33 3335-1928

Email

[email protected]