Seleccionar página

¿Todos los días te parecen iguales?

Es cada vez más común encontrar personas que consideran que todos los días parecen iguales. Se encuentran sin deseos de hacer algo o carecen de interés o energía para hacer aquello que les gusta o les satisface. Pueden pasar años enteros sin emociones auténticas, dirigidos únicamente por los compromisos que han adquirido, pero no les […]

j

Ramón Partida

Contenido por temas:

Es cada vez más común encontrar personas que consideran que todos los días parecen iguales. Se encuentran sin deseos de hacer algo o carecen de interés o energía para hacer aquello que les gusta o les satisface. Pueden pasar años enteros sin emociones auténticas, dirigidos únicamente por los compromisos que han adquirido, pero no les produce satisfacción o la sensación de éxito. Esto se debe a la ausencia de motivación.

Este es un mal de nuestros tiempos que se soluciona momentáneamente con un juego en el teléfono móvil, o interviniendo en una conversación en el WhatsApp, pero una vez que llega la hora de dormir, la serie de conversaciones desaparecen y se olvidan rápidamente, regresando nuevamente ese sentimiento de vacío e infinita insatisfacción.

Es probable que este mismo sentimiento te ocurra a ti, tal como a un número creciente de personas y es debido a la falta de sentido y dirección de sus vidas.

Si bien, en el momento actual, has aprendido a ser motivado una y otra vez de manera externa, seguramente ha llegado el momento en que tú mismo tengas que generar la motivación sin la ayuda de otras personas, como fueron en el pasado tus padres, maestros, tíos y ahora tus jefes.

Aprender a generar la motivación por nosotros mismos es un proceso que necesariamente nace desde nuestro profundo interior y está íntimamente relacionado con nuestros intereses, gustos y necesidad de trascender, de hacer algo con nuestros talentos.

En nuestro proceso de formación, con frecuencia nuestros padres nos acostumbraron a señalarnos los quehaceres a cambio de algún pequeño premio.

Con el paso del tiempo este motivador (el premio) tenía que desaparecer y con la edad vinieron también nuevas responsabilidades que se convirtieron en obligaciones. El problema siguió siendo el mismo: desconocer lo que realmente te motiva y es capaz de hacerte utilizar toda tu energía a fin de lograr algo que deseas profundamente.

En todo el mundo la ausencia de motivación se presenta y como síntoma inequívoco se manifiesta la sensación de vacío que mencioné al inicio de este artículo.

Si quieres abatir de una vez y para siempre esa sensación tienes que descubrir lo que verdaderamente te interesa y quieres lograr en las distintas fases de tu vida. Esto se escucha más fácil de decir de que hacerlo, pero te voy a presentar 3 pasos que tienes que dar para conseguir esa motivación necesitas.

Primer paso. Diseña tu visión de futuro en un plazo establecido.

El primer paso consiste en que te imagines a ti mismo en un futuro mediato, digamos a 5 años. Como siempre te lo recomiendo, hazlo por escrito.

Describe con precisión qué es lo que quisieras lograr para entonces. A fin de que te sea más sencillo, define qué edad tendrás para entonces y a partir de ese punto señala lo que necesariamente cambiará, comenzando por tu edad; la edad de tus hijos; el trabajo que quisieras obtener; la casa donde te gustaría vivir; las actividades que te gustaría tener para tus ratos de ocio; haber viajado al extranjero; dominar el inglés; la forma de convivencia que te gustaría en el hogar; el tipo de vacaciones que te gustaría gozar; aprender a tocar el piano; haber recorrido los rápidos de Veracruz; etcétera.

Esta parte engloba tu visión de futuro. En este caso desarrollada para un período de 5 años.

Debes definirlo con tanta precisión como te sea posible.

Pregúntate si vale la pena el conseguir todo esto que te has propuesto, porque debo decirte que nada de lo que hayas visualizado se realizará por sí mismo.

Si tú te has propuesto dominar el idioma Chino Mandarín debo decirte que necesitarás al menos de 3 años de trabajo constante para aprender las palabras básicas para establecer una comunicación inteligible, así que te sugiero que comiences hoy mismo.

Lo mismo ocurre para aprender a tocar el piano, cambiar de casa o adquirir un nuevo automóvil. Tiene un costo que solamente tú puedes pagar, pero conlleva un valor infinitamente más importante: dejarás de lado la falta de sentido de tu vida.

Segundo paso: Establece los requerimientos corriendo “hacia atrás” cada año.

Cada propósito de lo que tú quieres lograr necesita iniciarse en uno, dos o al tercer año y dedicar un tiempo, dinero, espacio e intención de hacerlo.

Con tu Visión a 5 años deberás ir trasladando el objetivo de modo que si quieres cambiar de casa en 5 años implica que al cuarto año tengas al menos un 75% de dinero ahorrado para el enganche o el valor de la propiedad que quieres. Es obviamente necesario iniciar el ahorro desde hoy para que, cuando llegue el momento preciso cuentes con el dinero y así alcances tu objetivo.

Cada propósito necesitará tener un momento de inicio a fin de conseguir la meta en la fecha que has especificado. La pregunta es ¿cuándo debes comenzar?, ¿Con qué?, y ¿qué necesitarás?

En papel escribe un plan que defina con precisión estos detalles.

Tercer paso: Define detalladamente todo lo que necesitarás para arrancar de inmediato.

Cualquier cosa que quieras lograr tiene un período de inicio. Si hoy no dedicas el tiempo suficiente para conseguir lo que te propones, llegará el tiempo en que se supone que deberías haberlo logrado y no querrás empezar en ese momento porque seguramente no lo lograrás.

Conseguir lo que quieres por difícil que parezca no es difícil cuando tienes un plan realista, práctico y exigente.

Solamente tú sabes cuándo y cómo debes iniciar. ¡Manos a la obra!

No lo olvides:

·         No aplaces, comienza hoy mismo.
·         Haz algo diferente aplicando todo tu esfuerzo y tu corazón.
·         Hazlo ya, sin pretextos ni resistencia.

Ahora está en tus manos el secreto de la motivación, de ti depende poner en marcha tu mecanismo interno de motivación.

Por supuesto que una actividad como esta no tiene nada de parecido a contestar un texto de WhatsApp, sin embargo, ocupar tu tiempo construyendo tu futuro te dará grandes satisfacciones para toda la vida, y sobre todo, tendrás motivos de suficiente valor para hacer las cosas. Eso es precisamente la motivación.

Jamás volverás a tener esa sensación de vacío o la necesidad de que alguien te de una palmadita en el hombro para decirte “ya se te pasará”.

 

Por favor, hazlo por escrito.

Lo que escuchas lo olvidarás.

Lo que ves OnLine pasará desapercibido.

Si lo lees lo podrás recordar, pero si lo escribes lo materializarás.

El cerebro humano es maravilloso, tú lo tienes pero tal vez has olvidado ejercitarlo.

Con la influencia de tantos mensajes por Whatsapp, tantos videos interesantes o jocosos que vemos en Instagram y tantos canales de televisión de paga es muy sencillo olvidar lo que vemos y escuchamos, pero sin duda alguna, leer es uno de los mecanismos con que conectas tu cerebro directamente.

Te invito a que establezcas tus metas en papel, por escrito de tu propia mano y te sorprenderás cómo tendrás presente todo el tiempo tus metas, siempre a tu alcance. Tu mente estará trabajando de tu lado buscando las mejores oportunidades para alcanzar tus objetivos.

 


 

Con las Guías de Liderazgo©, del Instituto Discere, se incluye la metodología para que puedas desarrollar tu plan de vida paso a paso. Siempre incluimos formatos en que puedas aplicar cada recomendación de forma práctica.
Contáctanos, podemos ayudarte a desarrollar todo tu potencial.

Comentarios:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más abajo puedes inscribirte para dejar tus comentarios.

También te puede interesar…

Contacto

Teléfono directo:

(52) 33 3335-1928

Email

[email protected]